identidad sexual

Siempre, desde el primer momento de vida hasta el último, cada persona se va sexuando e inevitablemente, se aboca a uno de los resultados posibles. Hombre o mujer. Parece sencillo, sin embargo la realidad es bastante más compleja. ¿Qué determina el sexo?, ¿la existencia de un determinado cromosoma?, ¿la funcionalidad de los genitales internos?, ¿la apariencia de los genitales externos?, ¿el modo o los gustos en el vestir?.

La identidad sexual es un proceso en construcción a lo largo de toda la vida, estructurándose en base a diversos aspectos. Es el resultado de la vivencia de la propia sexualidad, de sentirse mujer o hombre.

Hay personas para quienes este camino resulta más complejo, complicado; como puede serlo para las personas transexuales o personas en otras situaciones de intersexualidad y aunque no todas estas situaciones requieren atención terapéutica, si pueden necesitar una orientación.

En EMAIZE asesoramos y acompañamos en este proceso a la persona y orientamos a la familia y a profesionales de diferentes ámbitos.

La vivencia gratificante del cuerpo supone el fundamento de la identidad corporal. En muchos casos complejos sobre tamaño o aspecto de los genitales, alteraciones corporales dificultan esta integración corporal ajustada.

Con el abordaje sexológico se puede conseguir una autoimagen adecuada para la vivencia satisfactoria de la sexualidad.

Emaize 3.0

Sugerencias: